Search
  • Zuzana Malina Cernohousova

Los Umlauf | JAN UMLAUF

Estoy descubriendo mi región natal sobre las orillas del río Orlice y en el pueblo de Mlýnice me encuentro con la historia de la familia de los Umlauf. Se convierte en uno de mis temas para la creación de relatos en fotografía.

Jan Umlauf (21. 5. 1825 – 9. 1. 1916) falleció apenas un año después de la muerte de Luis Salvador de Austria, Príncipe de Toscana (4. 8. 1847 - 12. 9. 1915). ¿Pudo haberse encontrado con el Archiduque? ¿Tenía conocimiento de él? ¿De sus visitas a las exposiciones mundiales? ¿Sabía de su mecenazgo de las artes? ¿Conocía sus viajes?

Jan Umlauf fue pionero de la fotografía...

Paisajes constituyeron sus motivos predominantes...

Remarcables son también sus imágenes de la vida en el castillo de Kyšperk, así como los retratos de destacadas personalidades (el emperador Francisco José I, el Príncipe Ferdinand Kinsky y sus familiares)…

La obra de Jan Umlauf llegó a impresionar incluso al pintor Alfons Mucha.


Jan Umlauf fue uno de los siete hijos del artesano tallista y constructor de violines Dominik Umlauf. La familia se trasladó a Kyšperk (hoy llamada Letohrad) en 1836, procedente del pueblo de Mlýnice, cerca de la localidad morava de Štíty, e instaló su residencia en la casa No. 55 de la plaza principal de Kyšperk. Jan creció en un ambiente artístico, muy influenciado por su padre quien, además del oficio de tallista, se dedicaba también a la pintura. Jan junto con su hermano Hynek siguieron las huellas de su padre: los dos se graduaron como pintores, primero en la Academia de Praga y más tarde en la de Viena. Jan gozó de una gran estima entre sus vecinos de Kyšperk y alrededores. En el crepúsculo de su vida iba perdiendo poco a poco la vista y falleció casi ciego.


De los relatos transmitidos a través de las generaciones sabemos que los contemporáneos de Jan Umlauf lo recordaban como un caballero elegante quien solía salir de paseo acompañado primero por su perrito y más tarde, cuando la vista ya no le servía bien, custodiado por su segunda esposa. A diferencia de su hermano mayor y más talentoso, quien falleció prematuramente a la edad de apenas treinta años, Jan regresó de Viena a Kyšperk y se concentró en su obra casi exclusivamente a temas religiosos y retratos familiares. Durante su larga vida pintó cerca de 300 retablos, una veintena de vía crucis y aproximadamente 400 retratos familiares.


Las pinturas de Jan se caracterizan por formas sosegadas y armoniosas y en caso de retratos por una fiel presentación e interpretación visual. Sus cuadros adornan a un centenar de templos religiosos en las cercanías de Kynšperk (Letohrad) y regiones adyacentes. Las pinturas de Jan Umlauf se encuentran por ejemplo en la ciudad de Česká Třebová, Dolní Dobrouč, Králíky, Lukavice, Mistrovice, Nekoř y otros lugares. No obstante, sus cuadros se pueden ver también en localidades mucho más lejanas como Svatá Hora cerca de Příbram (Bohemia central) o en la iglesia de San Ignacio de Praga.


El diario Národní politika (Política Nacional) publicó el 6 de julio una reseña dedicada a Jan:

Trabajos del pintor Umlauf en Bohemia del Este.

Los originales del pintor Jan Umlauf, oriundo de Kyšperk, son conocidos en toda la región de Bohemia del Este, particularmente en la ciudad de Ústí nad Orlicí. Es que Umlauf retrató a muchos de los ciudadanos locales, acaudalados propietarios de manufacturas y factorías de paños, cuyas efigies siguen siendo custodiadas con estima en varios hogares como un caro recuerdo familiar, teniendo hoy en día un valor nada despreciable. Umlauf dedicó gran parte de su labor al arte religioso. En la iglesia del decanato de Ústí and Orlicí pintó tres extensos murales en la bóveda del templo. Sus valiosos originales se encuentran también en manos de coleccionistas privados. Jan Umlauf se desempeñó con gran maestría en Bohemia del Este, consagrándose como uno de los mejores retratistas de su época. Quizás en cada ciudad de Bohemia oriental podemos encontrar algún trabajo suyo.


Las pinturas de Jan Umlauf influyeron incluso en la obra de Alfons Mucha. Jiří Mucha, hijo del genio de art-nouveau, cuenta en uno de sus libros dedicados a la figura de su padre el siguiente recuerdo:


… Ústí nad Orlicí jugó también otro papel (en la vida de mi padre), no solamente el de refugio tras haber sido expulsado del liceo. En una ocasión, Julek llevó a Alfons a la iglesia. “Ya por sus exteriores – explicaba más tarde mi padre – la construcción, dotada de una torre-linterna simple pero de muy buen gusto, atraía la atención. Pero –¡mayor aún fue la sorpresa adentro! Primero vi los murales. El techo entero cubierto por hermosas pinturas del Nacimiento del Señor, con ángeles cuyas alas enmarcaban toda esa escena. ¡Qué colores! ¡Cuánta armonía! Julek no fue capaz de distraerme de la observación de tanta maravilla. ‚¿Quién pintó eso?‘, pregunté a Julek. ‚Umlauf‘, replicó concisamente Julek pero al notar mi fascinación por las imágenes, añadió: ‚Ya sabes, es nuestro pintor de Ústí; tiene varios cuadros con el motivo del hijo pródigo también en la iglesia jesuita en Praga. Yo no los vi pero dicen que son bellísimos.‘ Después de estos comentarios hechos por Julek, la figura entera del pintor Umlauf fue creciendo más y más hasta confundirse involuntariamente en mi fantasía con querubines alados y un rebaño de cerditos pastando y soñando con pesebrejo lleno. Esa profunda impresión me acompañó toda la vida y cada vez que tenía tiempo aproveché para pasar por la praguense Plaza de Carlos para rendir homenaje a mi maestro en la iglesia de San Igacio.”


Jan Umlauf perteneció también a los pioneros de la fotografía, dedicando su atención entre 1865 y 1875 sobre todo al paisaje en las cercanías de Letohrad y de la ciudad de Příbram en Bohemia central. En sus retratos fotográficos podemos encotrar a integrantes de la alta sociedad de Kyšperk, la animada vida social en el castillo local, así como a destacadas personalidades de la época, entre ellos el emperador austríaco Francisco José I, la familia del Príncipe Ferdinand Kinsky y otros. Se conserva un álbum con una gran cantidad de retratos fotográficos de la época, muchas veces sin referencia a la identidad de las personas retratadas. Son imágenes que datan de la década de los sesenta del siglo XIX y en las que el propio autor aparece aún muy joven. Muestra también una serie de fotografías que documentan la estadía de las tropas prusianas en Kyšperk en 1866 durante la Guerra austro-prusiana. El destacado fotógrafo e historiador de fotografía checo Pavel Scheufler llegó a incluir a Jan Umlauf entre los fundadores y propagadores más importantes de la fotografía checa.


Información recopilada de los registros de archivo del Museo Municipal en Letohrad y del Centro Cultural de esa ciudad, gracias a la gentileza de la Sra. Marie Minářová, curadora de las colecciones y administradora del archivo.




25 views0 comments